Parábola de las piedras

Foto: http://www.flickr.com/photos/hugosimmelink/

Leyendo el blog de Cecilia me encontré con esta parábola que me hizo mucho sentido y la guardé, cada vez que puedo la leo y me salva la vida:

Hu-Ssong narró a sus discípulos el siguiente relato:

-Un hombre que iba por el camino tropezó con una gran piedra. La recogió y la llevó consigo. Poco después tropezó con otra. Igualmente la cargó. Todas las piedras con que iba tropezando las cargaba, hasta que aquel peso se volvió tan grande que el hombre ya no pudo caminar. ¿Qué piensan ustedes de ese hombre?

-Que es un necio -respondió uno de los discípulo-. ¿Para qué cargaba las piedras con que tropezaba?

Dijo Hu-Ssong:

-Eso es lo que hacen aquellos que cargan las ofensas que otros les han hecho, los agravios sufridos, y aún la amargura de las propias equivocaciones. Todo eso lo debemos dejar atrás, y no cargar las pesadas piedras del rencor contra los demás o contra nosotros mismos. Si hacemos a un lado esa inútil carga, si no la llevamos con nosotros, nuestro camino será más ligero y nuestro paso más seguro.

La comparto con ustedes porque estoy segura que a más de alguno le ayudará.

Saludos!

Si te gustó, comparte! Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *